MEIK MADRIZ GREIT AGUEIN

Iniciamos una serie de especiales sobre la importancia de las comunidades autónomas en el devenir de la música electrónica en España. Casualidades de la vida, el primero de ellos es el de la Comunidad de Madrid, que esta semana va a estar movidita…

Hubo un buen tiempo en el que Madrid era una de las zonas cero de la electrónica no sólo en España sino a nivel mundial –condición que seguramente no ha perdido, pero…–. Clubes por doquier, muy grandes disc-jockeys aquí y allá –locales, nacionales e internacionales–, música de calidad en todas partes, fiestas generalmente sanas. 

Pero –siempre hay un pero–, de un tiempo a esta parte, la cosa cambió. Y su aura comenzó a apagarse, al menos en lo que al entramado de las músicas de baile respecta. La administración comenzó a golpear fuerte, la escena empezó a contar con cada vez menos clubes, los peces grandes fueron comiéndose poco a poco a los chicos, apenas hubo unión para combatir los embates a los que había que hacer frente…

Ahora, actualmente, podemos caer en la tentación derrotista de lamentarnos por la desaparición de la fuerza del pasado. Pero –sí, otro pero– si prestamos atención a lo que se cuece en la capital del reino –de un pasado que no desaparece–, cuidao, que, como dijo Laporta, “no estamos tan mal”. La música que se hace en los Mandriles es brutal, sus sellos y sus artistas han alcanzado unas cotas hasta hace no mucho impensables, las propuestas –en clubes, museos y otros espacios– no tienen nada que envidiar a lo que se hace en otras partes, el resurgir de las tiendas de discos que se está dando en ella es sencillamente maravilloso y así podríamos estar enumerando sus fuertes un buen rato. 

Por eso, aprovechando el lema de la derecha casposa de Estados Unidos y apropiándonoslo –porque, como dice Ignatius Farray, nos han quitado hasta el punk–,  hay que luchar por hacer Madrid grande otra vez. No volviendo a ser lo que fuimos, sino armándonos con ello, apoderándonos –y empoderándonos– del presente, tomando parte activa en el devenir de su escena y remando en común hacia el futuro –que no sabemos cómo será, pero que, de una forma u otra, será-. 

Porque fueron, somos. Porque somos, serán.

Meik Madriz greit aguein

Te puede interesar

Playlist Artista del Mes

Suscribete