The Low Flying Panic Attack descubren su primer álbum

Se trata del primer álbum del dúo madrileño en el que dejan claro que lo suyo es una explosión de pop, electrónica, future bass y trip hop, liderado por una tremenda línea vocal que crea una adicción extrema al beat.

The Low Flying Panic Attack descubren su primer álbum. ‘You Know Nothing About War’ (Faneca Music, 2021). significa su debut en largo formato. Tras la publicación, durante el pasado mes de febrero de ‘Bridges’, su último single.

En este primer álbum, el dúo madrileño descubre una colección de canciones que son auténticos paisajes sonoros. Diseñados con alma para hacernos volar en busca de otras realidades. Su sonido es una sucesión de texturas en las que explota el pop, electrónica, future bass y trip hop. Y todo ello liderado por una tremenda vs. sensible línea vocal, melodías orgánicas que se sinergian con unas letras abisales. Creando una adicción extrema al beat.

Nueve temas en los que conviven pianos, sintes, baterías, arreglos delicados, las voces oníricas de Marta Brandariz y Javier Martín. Con una producción brutal -con el maestro Ed is Dead a los mandos- un tan sonido sofisticado, sensible y original.

The Low Flying Panic Attack descubren su primer álbum

Bridges’ es un single imbatible, que ejemplifica a la perfección la frescura y la energía que desprende esta banda capitalina. En ‘Tears & Glass’ la voz emerge con paso firme, desde esa fragilidad inherente que la hace tan especial. Sobre una base de pop electrónico epicista, neopsicodélico y altamente emocional. Un bellísimo corte que, tras un drop de manual, sabe elevarse y romperse en mil pedazos deliciosos. ‘Fucked Up’ sigue esa misma estela. Pero dejándose envolver por esos breaks, rayanos en el drama, y que le aportan un trepidar delicioso. Un huracán atemporal de vida emerge de sus entretelas electrónicas.

Solo voz y piano, quién necesita más…

‘Demons Grow’ solo voz y piano. ¿Quién necesita más? Semilla de un diablo que, progresa mutando a la vista de todos, y pronto se deja envolver por sintes acolchados y celestiales. Y por ese pop lo-fi, aderezado de breaks y percusiones bassys, que son pura ensoñación. Medio despiertos, cerca de conseguir el sueño imposible de seguir viviendo cada día. En ‘Over the edge’ ese mininalismo puro y blanco roto se deja mancillar breve y felizmente por todo ese imaginario sonoro urbano. Tan rabiosamente actual que sabe y huele a realidad.

En ‘Burn’ todo se deja ver más. Ya no hay apenas nada que poder esconder. TLFPA son pop de ahora, del 2021. También del 2221. De ese que no sabe ser, ni estar, sin unas querencias electrónicas tan naturales, como necesarias. Nos regalan una nana gaseosa, con aspecto de oración, para arder y estallar al tomar contacto con ella; como también sucede en la más darky, pero igualmente adictiva, ‘Still Don´t Know My Name’.

La voz, casi en falsete, irrumpe en la extrema sensibilidad de ジュリエット (‘Julieta’) a la que dota de un aspecto suavemente psicodélico desde una apuesta desnuda, impoluta. La amable luz, esperanzada y enérgica de ‘Fool Me Once’ sirve para cerrar un álbum de pop moderno, con todo lo que ello significa. TLFPA suenan al mejor mañana, pasando por ese hoy del que todos parecemos querer huir.

Vinilo de ‘You Know Nothing About War’

Ganadores del Movistar Rookies Sesions

TLFPA resultaron, en los albores de 2021, ser los ganadores del Movistar Rookies Sesions. Como consecuencia de este logro, el grupo grabó en Barcelona, en el Movistar Centre, un Movistar Sesiones junto al grupo invitado de la velada, Manel.

TLFPA: “En TLFPA las cosas giran sólo en torno a las canciones”.

– Hola TFLPA, ¿siempre partís de una voz y un piano a la hora de crear vuestras canciones? ¿La electrónica viene después?

A lo mejor es un tópico contestar esto, pero depende de la canción, no siempre componemos de la misma manera. A veces, Marta tiene una idea ya casi cerrada a piano y voz y luego decidimos si ese tema lo va a producir Ed is Dead o lo voy a producir yo (Javi). En el caso de producir Edu, se lo intentamos pasar lo más crudo posible para no condicionar y para que se sienta libre a la hora de estructurar y dar forma al tema. En cambio, si lo produzco yo, ya sé por dónde va a ir el tema en cuanto lo escucho por primera vez y le pido a Marta que me monte una voz y los acordes MIDI en Ableton. Y a partir de ahí voy buscando los sonidos y el mood que va a tener el tema, pero como decía antes, no siempre salen los temas de la misma manera.

Hay temas que se construyen de otra forma. Fucked up por ejemplo fue el último tema para componer y surgió de una idea que le pasé a Marta, no tenía voces, pero si prácticamente toda la produ que se puede escuchar en la original. Ella construyó la melodía y la letra y después fuimos al estudio de Ed is Dead para rematar la produ y mix con él.

-Escuchándoos con atención parece que conseguir armonías que no sean las clásicas habituales es una de vuestras principales obsesiones, ¿es cierto? ¿Hasta qué punto?

Tampoco diríamos que es una obsesión o que sea algo buscado. Simplemente tenemos una visión un poco más compleja de la música a la hora de componer o buscar acordes o armonías. Cuando compongo yo (Javi), suelo ser más básico con los acordes y por eso le pido a Marta que revise siempre las rondas y aporte su rollo para enriquecerlos. Eso es lo bueno de TLFPA, ambos componemos y, además, de maneras diferentes, por lo que somos capaces de aportar cosas distintas complementándonos totalmente.

Con ジュリエット pasó algo que suele pasar cuando compongo yo (Javi), y es que los acordes son básicos y cuando Marta lo revisó me devolvió una maravilla de armonías y progresiones de acordes que hacía que todo respirase otro ambiente para la canción. La voz de repente se apoyaba de una manera más fluída. Era como si esa progresión y esa melodía hubieran estado destinadas a funcionar desde el principio.

“La elección de Ed is Dead fue algo muy premeditado por nuestra parte”.

-¿Qué es lo más importante para vosotros a la hora de crear una canción? ¿Qué buscáis en ello?

Lo principal es que nos guste a nosotros. Si esto es así, lo vamos a defender sin esfuerzo. En cambio, si creas una canción con un objetivo como el de llegar a algo no natural o el de satisfacer unos oídos determinados, es probable que luego te cueste defenderla. Lo principal es que nosotros estemos contentos con el resultado, nos guste y vibremos con ello, y si luego le gusta a alguien más pues perfecto. Queremos escuchar nuestras canciones cuando pase el tiempo y sentir que eran las mejores canciones que pudimos hacer en aquel momento.

¿Buscar? no buscamos nada la verdad, en TLFPA las cosas giran sólo en torno a las canciones. Ya no buscamos vivir de esto o conseguir algo a través de la música. Cuando hemos tenido otros proyectos musicales en el pasado, seguramente albergáramos ese anhelo de vivir de la música, pero ahora tenemos los pies en la tierra. Ambos tenemos nuestras profesiones, trabajamos, y la música ya no es una obligación con el fin de triunfar o tener éxito, es solo eso, algo de lo que disfrutamos enormemente y que no tiene una motivación detrás más allá que la de hacer canciones.

TLFPA

-¿Hasta qué punto una buena producción electrónica puede disfrazar un tema regular, esconder sus carencias y hacerlo parecer mejor?

Hoy en día tienes canciones con millones de plays que a nuestro parecer son simplemente horribles. No se podrían ni categorizar como canciones, no tienen estructura, no están trabajadas y además la producción la podrías hacer descargándote cualquier template de Ableton. No hablamos de gustos musicales, sino de saber decir cuándo crees que algo es bueno o no independientemente de que te guste. El problema es que, en general, las radios, blogs, festivales, influencers, etc, elevan este tipo de tracks a la categoría de éxito y de “must” y todos tragamos con ello sin cuestionarlo, pero si te detienes a escuchar en condiciones, te das cuenta de que básicamente te están tomando el pelo. No se le da ni una oportunidad a muchísimas propuestas que tienen una calidad y un trabajo detrás brutales y es una pena que se funcione de esta manera. Hay que subir el nivel en todos los sentidos, no subestimar la capacidad de escucha de la gente y cuando escuchemos tracks que sean malos objetivamente, no deberíamos darles ni siquiera la oportunidad.

Si lo más escuchado al final son temas de Bad bunny con Rosalía que dicen:

¿Esa noche quién la borra?

Tú me besaste y se me cayó la gorra

Sin mucha labia, sin mucha cotorra

Cuando estoy contigo dejo que la vibra corra

¿Qué importa la producción? ¿Qué importa la canción? ¿Qué importa nuestra existencia?

Un track bueno es bueno tanto si tiene millones de pistas y el mejor mix como si tiene el peor mix y 4 pistas. Para ejemplo tienes cualquier tema desde Neil Young a James Blake, uno con 4 pistas te jode la vida (en el buen sentido) y el otro que tiene 90 pistas y te la jode igualmente.

“Sabíamos que este proyecto era para hacer algo sincero y humilde”.

-¿En qué -o quién- pensáis a la hora de hacer música?

No solemos pensar en nadie ni en nada en particular, pero si que tenemos lugares comunes a los que volvemos para inspirarnos. Series, llibros o películas suelen ser la fuente de inspiración contínua que nos mueve desde el inicio, te diríamos que la ficción seguramente sea lo que más nos inspira, ya sea “years & years”, “Vinyl” o “Black Mirror” entre otros.

-En este álbum ‘You Know Nothing About War’ todo suena a verdad, a puro y, sobre todo, a que habéis hecho lo que realmente queríais y os ha dado la gana… ¿ha sido así?

Cuando te liberas de la presión de querer hacer algo para llegar de un punto A a un punto B te sientes libre para crear y hacer lo que te da la gana. Desde el inicio, tanto Marta como yo sabíamos que este proyecto era para hacer algo sincero y humilde, aunque esto ya suene un poco casposo, ahora todos somos humildes y sinceros, pero creemos que cuando escuchas discos como el nuestro te das cuenta de que al menos sinceros somos un rato, hacemos lo que nos gusta y lo grabamos. Cuando acabamos el disco y lo escuchamos cada uno en su casa y comentábamos junto a Ed is Dead por whatsapp que teníamos un discazo… bueno, pues es un discazo para nosotros tres al menos y eso nos define perfectamente. Creemos mucho en lo que hacemos y nos hemos liberado de la frustración de no tener miles de plays.

-¿Por qué elegisteis a Ed is Dead para producir los temas de este primer álbum? ¿O fue él el que os escogió a vosotros?

La elección de Edu fue algo muy premeditado por nuestra parte, queríamos currar con él porque su disco #YL48H es una auténtica maravilla y suena como si estuviera hecho fuera. Aquí seguimos con el “indie” y él está en otra pantalla del juego. Cuando nos reunimos con él no nos vendió la moto ni ejerció de productor al uso, solo escuchamos música y cuando nos puso los tracks que nos puso supimos que queríamos trabajar con él, es un tipo increíble, humilde, currante y con unos skills musicales y de producción que están a años luz de cualquier otro productor con todos los respetos, además se ha convertido en amigo y no tomamos muchas decisiones sin pedirle que nos dé su opinión.

Además, a mí (Javi) como productor me ha subido el nivel porque él es así, es muy inspirador, y aunque ha producido una mitad del álbum y yo la otra, sin él estaríamos todavía buscándonos.

TLFPA

-¿Qué habéis aprendido unos de otros y viceversa en la gestación de este álbum?

Como comentábamos antes, los dos creemos que hemos aprendido a subir el nivel de exigencia con nuestra obra, ya no nos contentamos con sacar material a secas, sino que apostamos por la mayor calidad dentro de nuestros recursos, intentamos sacar el mejor material posible, si nos planteamos hacer un Live para Youtube intentamos hacer el mejor Live que podamos y no limitarnos a colocar 4 cámaras y subirlo a Youtube, como podríamos haber hecho antes a lo mejor. Precisamente en nuestro Live fron Nadir creemos que transmitimos todo lo que queremos: mimo por el sonido, por la imagen y por darle al espectador algo diferente.

“Trabajar con Faneca es como hacerlo en familia”.

-¿Qué tal es trabajar con la gente de Faneca Music? ¿Os dan esa apreciada libertad que necesitáis para trabajar a gusto y en paz con vuestras conciencias?

Es como trabajar en familia, es la comodidad de saber que tus decisiones son siempre respaldadas, que hay confianza, somos amigos y el hecho de que nos firmasen justo en medio de una pandemia te hace ver la visión que tienen de la música alejada del mercantilismo y siempre cercana a la creación y a la creatividad. No nos han movido nunca una coma de nada, nos dejan hacer, nos apoyan en todo y eso es lo mejor para un artista o un proyecto.

-Oyendo el disco parece como si los temas compitieran entre ellos por tener cada vez más calidad… ¿hacer cada canción como si fuera la última, y mejor, de vuestra carrera es la mejor forma de crecer siempre para arriba? ¿Es también una forma de entender la vida?

Gracias, es bonito que lo veáis así la verdad. Como hemos dicho anteriormente lo que buscamos siempre es subir el nivel con todo lo que hacemos y no nos conformamos con cualquier idea que nos sale. Queremos que sea especial, pero, aunque suene pretencioso, tampoco nos ha costado mucho hacerlo porque fluía, no hemos desechado prácticamente ninguna idea, todo lo que hemos compuesto está en el disco.

Y sí, es una manera de entender la vida. Nuestra máxima es intentar siempre subir nuestro nivel, que lo que hagamos siempre sea intachable independientemente de que le guste a la gente o no. No queremos fallarnos a nosotros mismos o hacer las cosas rápidas por la necesidad de hoy en día de “estar” y de generar contenido a todas horas… creemos que en TLFPA vamos a otro ritmo y solo nos centramos en nosotros, en lo mejor para el proyecto y en hacerlo lo mejor posible.

-Sabemos que, como a otros muchos artistas, no os gusta que se etiquete vuestra música, pero… ¿os va mal si decimos que es “pop contemporáneo” entendiendo que estamos en 2021?

Con todos los respetos y sin ánimo de ofender a nadie, en general, nos parece que casi cualquier etiqueta puesta por un medio es un acto algo vago y que simplifica en exceso. Entendemos que exista esa necesidad pero cuando se etiqueta a un artista con un género muy concreto, indirectamente limitas la cantidad de gente que lo pueda escuchar por el simple hecho de estar categorizado ahí.

Hay fórmulas quizás menos invasivas o que encorsetan menos como por ejemplo el “te gustará si te gusta… Moderat, Depeche Mode y Radiohead” con las que nos sentimos más cómodos, pero en cualquier caso tendríamos que hacer un esfuerzo en lugar de dárnoslo todo cada vez más mascado. Sonará muy utópico, pero se nos debería de otorgar la inteligencia suficiente como para poder “etiquetar” la música por nosotros mismos.

“Tenemos la sensación de que los festivales ya son lo de siempre, los mismos de siempre y la misma cosa de siempre”.

-¿Más cerca del indie o de la electrónica? ¿Más de FIB o de Sónar?

Al final esto va un poco relacionado con lo anterior, pero en cualquier caso, más cerca de las canciones siempre. No sabemos lo que es el indie y ese empeño por meterlo todo en el mismo saco, porque si, por ejemplo, Izal es indie y Rufus T firefly también lo es, entonces hay un fallo en algún punto de la cadena. Y con la electrónica igual, es otra etiqueta que si mañana nos da por hacer algo como lo que hace Tyler, the Creator pues ya la hemos liado.

El tema de los festivales abarcaría una conversación como para que abráis un subdominio solo para esto. Tenemos la sensación de que los festivales ya son lo de siempre, los mismos de siempre y la misma cosa de siempre, un año van unos y al año siguiente los que descansaron. Entendemos que un festival es una empresa y debe ser rentable para poder subsistir, pero no todo es blanco o negro y rara vez se le da una oportunidad a propuestas emergentes realmente interesantes y de calidad.

Y ojo, tanto FIB como Sónar son prestigiosos y geniales, al igual que otros nombres, pero ya hace tiempo que perdimos la fe en que los festivales se convirtieran en un escaparate cultural para descubrir nuevos grupos.

-Lo de mantenerse ajeno a modos y modas es un clásico en el mundo de la música, ok… ¿en vuestro caso cómo lo conseguís?

No mirando a los ojos al mundo de la música actual de este país, si miras a los ojos de lo que suena en las radios, lo que están los festis etc. te vas a frustrar como artista preguntándote por qué ellos sí o tú no. Hemos aprendido que eso no tiene que ver con la existencia o no de calidad musical, sino con otro tipo de decisiones, así que, si nos llaman de un festi lo valoraremos y si no nos llaman pues sin problema.

“Funcionamos casi como una empresa con los roles bien definidos…”.

-¿Cómo os repartís el trabajo en el estudio? ¿Todo a pachas, bien consensuado?

Funcionamos casi como una empresa con los roles bien definidos, y sobretodo y lo más importante, sabemos en qué somos buenos cada uno y siempre decidimos lo mejor para las canciones. Siempre intentamos que los egos se queden fuera de la habitación cuando hablamos de las canciones.

-¿Cuáles son vuestros temas favoritos de ‘You Know Nothing About War’ y por qué?

Va rotando un poco la verdad. Cuando acabamos de mezclarlo pensábamos que Fool me once o Bridges eran los mejores tracks pero después de unas escuchas los dos tenemos claro que nuestra favorita es ジュリエット. Mañana igual te decimos otras.

-¿Qué tal han sido las recientes presentaciones del disco en directo de Madrid?

Hemos presentado el 23 de mayo en Réplika Teatro con dos pases para poder albergar a más gente por las medidas anti covid. Y la verdad es que ha sido increíble. Ha habido muchísimo trabajo detrás, con una puesta en escena lumínica maravillosa de la mano de Jaume Rausell y estamos muy contentos con cómo salió todo. La gente nos apoyó muchísimo ya sólo con el hecho de comprar una entrada para vernos en directo en los tiempos que corren. Sentimos el calor de todo el mundo y nos emocionamos bastante en los dos pases. Esperamos que todo el que asistió se fuera con un muy buen sabor de boca y disfrutara tanto como nosotros de la actuación.

“Hemos dado los mejores shows que podíamos dar…”.

¿Más fechas a la vista?

Sinceramente creo que hemos dado los mejores shows que podíamos dar, hemos hecho lo que teníamos en la cabeza, dos sesiones en un teatro con un set electrónico a modo mixtape en el cual enlazamos todas las canciones sin parar y sin hablar, nos caracteriza el sonido que llevamos en directo que cuidamos al máximo y fue una de las cosas que más nos han repetido en redes, que sonamos increíbles y es que esa es la idea, subir el nivel. Por otro lado, como ya hemos mencionado, Jaume Rausell nos hizo unas luces increíbles que complementaban de manera impecable una rave.

Esperamos que haya más fechas después del verano con un set diferente y renovar un poco lo que hemos hecho el pasado 23 de mayo, lo que sí os podemos adelantar es que el concierto en el teatro Replika lo grabamos en video para hacer una película/corto que estrenamos en los próximos meses.

-Para terminar TLFPA, ¿qué tiene vuestro live para que muchos de los que más entienden del asunto lo consideren, en la actualidad, como uno de los mejores de la escena nacional?

Muchas gracias por vuestras palabras, aprendemos mucho de los conciertos que hemos ido dando y siempre buscamos cómo mejorar cada vez. También hemos ido a miles de conciertos y nos quedamos con todo lo que nos gusta o nos parece que debemos incorporar a nuestro set y eso desemboca en un directo que cuidamos al máximo tanto a nivel visual como de sonido.

https://www.facebook.com/thelowflying

Te puede interesar

Playlist Artista del Mes

Suscribete