Crusy, la apuesta ganadora

Mikel Ortega Huerga y su aka Crusy van, inexorablemente, de la mano. Soñador, constante, amante de los coches y de los tatuajes, se lo jugó al todo o nada desde su Barakaldo natal, y su apuesta ha resultado ganadora hasta el punto de conquistar, con su música, a millones de corazones en todo el mundo. Hemos charlado con él y nos ha contado cosas muy interesantes para que le conozcáis un poco más.

¡Hola, Mikel! Es un placer para Vicious Magazine contar con tu presencia, en una charla donde vamos a tratar aspectos tanto musicales como de otros ámbitos de tu vida. La primera pregunta va un poco enfocada en relación a ello. ¿Existen muchas diferencias entre Crusy como profesional y Mikel Ortega como persona? ¿Cómo te definirías en cada uno de esos aspectos?

Buenas! Lo primero de todo, daros las gracias por tenerme aquí y por la iniciativa que estáis teniendo de fomentar y promocionar a los artistas nacionales. Sinceramente, creo que Mikel y Crusy van de la mano. Las dos son personas proactivas, con muchas ganas de crecer tanto profesional como personalmente. En ocasiones, uno tira del otro, y viceversa. Mikel es el niño de Barakaldo que empezó en esto como un hobby y que lo ha convertido en su sueño hecho realidad, y Crusy es el alter ego que se sube a una cabina para comerse una sesión. Ambas, priorizan la relación personal por encima de cualquier otra cosa. En mi vida profesional, trato siempre de que la otra parte quede satisfecha, no sólo con el producto, Crusy, sino con el trato personal que reciben de Mikel.

Descubriste tu pasión por la música desde muy temprana edad. ¿Cómo recuerdas aquellos inicios y quién te influyó musicalmente hablando?

Recuerdo cuando empezó todo en 2009, y todo lo que tenía era un CD de música antigua con temas como “Sputnik”, de DONS. Aquel tema supuso un antes y un después en mí. ¡Cómo entraba la voz en el break, cómo después la armónica tomaba protagonismo! Fue una revolución para mí. Poco a poco, me empecé a interesar por la música Hard Dance, y un tiempo después conseguí mi primera residencia. Aún lo recuerdo porque fue donde aprendí gran parte de lo que sé hoy en día. Era un sitio muy pequeño, pero para mí era como un mainstage. Lo recuerdo con mucho cariño. Más adelante, fui descubriendo otros estilos como el Tech House, que a dia de hoy, junto con el House, es de lo que se componen principalmente mis sets, y el EDM algo después. Steve Angello y Erick Morillo, en paz descanse, han sido siempre dos de mis referentes. Steve por ese carisma y descaro que tiene, además de lo elegante que es en un set; y Erick, por esa energía que contagiaba y desprendía en una cabina.

Paulatinamente, desde tu Barakaldo natal y hasta tu aterrizaje en Madrid, has llegado a hacerte un hueco muy importante en la escena, tanto a nivel nacional como internacional. ¿Cómo ha sido ese proceso para ti? ¿Hay algo que añores a día de hoy?

Ha sido largo y costoso, pero echando la vista atrás, creo que ha sido muy muy muy bonito. Nada empezó de repente, todo se ha ido construyendo poco a poco. Desde tener mi primera actuación en Miami en 2016 junto a Kryder, hasta actuar en el Mainstage de Los Álamos para muchísimas personas, está siendo un viaje precioso. Muchas veces, creemos que lo importante es llegar a algo en concreto, una actuación en un festival o en un club en especial, y cuando lo consigues te das cuenta de que lo verdaderamente bonito estaba en el camino hasta ese momento. Para los artistas, creo que no existe una felicidad completa y constante, es un equilibrio, y en ocasiones, por supuesto que echo en falta cosas. Principalmente a mi familia, en especial a mi hermano, y a mis amigos de toda la vida. Tengo la suerte de tener buenísimos amigos aquí en Madrid, pero de vez en cuando necesito volver a casa para hacer touchdown y volver a la tierra, que de eso se encargan mis padres. jajaja.

Aunque ya empezamos a vislumbrar la luz al final del túnel, lo cierto es que llevamos más de un año sin que hayas podido participar en eventos y en actuaciones a nivel Dj. ¿Cómo está siendo para ti esta etapa? ¿Estás aprovechando para preparar mucha música nueva en el estudio? ¿Eres optimista en cuanto a la vuelta a una relativa normalidad?

Pues te voy a ser sincero. Dejando de lado las terribles repercusiones sanitarias y económicas que ha generado la pandemia, creo que ha sido uno de mis mejores años a nivel personal. Lo necesitaba. Necesitaba parar y apreciar cosas que no estaba apreciando lo suficiente. Este parón ha sido como un ‘Safety Car’, nos ha agrupado a todos y nos ha dado un tiempo para pensar que antes no teníamos. He dedicado este año a explorar sonidos nuevos, alejándome de la línea Groove de festival que llevaba el año pasado. A lo mejor es que me hago mayor, jajaj. He intentado expandir al máximo la marca Crusy para poder colaborar con distintas marcas, no sólo de música, sino de moda, coches etc. Sinceramente, creo que hemos trabajado muy bien este año, por lo que no me queda otra que ser optimista para lo que viene. Estoy trabajando con personas a mi lado que creo que son exactamente lo que necesitaba, y no podría pedir nada más. Además, tengo mucha música nueva y colaboraciones con marcas que creo que van a subir un escalón el nivel Crusy en este 2021 y 2022.

Háblanos de tu nuevo lanzamiento, titulado “I´m Sorry”, junto a Harttins, en el respetado sello holandés Bass House Music, que será editado el próximo viernes 28 de mayo.

Es un tema en el que tengo y tenemos puesta muchísima buena energía. Harttins me mandó una idea básica de la dirección del tema, y al momento supe que era algo en lo que quería trabajar. Además, conozco a Harttins y a su manager Jnadry desde hace muchos años, y creo que no sólo son dos grandes profesionales, sino dos buenísimas personas, y eso, más un buen tema de por medio, hace que sea imposible decir que no a la colaboración. Es un tema para club, pero que a su vez se puede escuchar en casa, en el coche, en el gimnasio… esperamos que al público le guste tanto como a nosotros hacerlo. Además, ha sido la primera vez que he incluido instrumentos analógicos en la producción de una canción propia, ya que justo un buen amigo mío me había dejado un Model D y sentí que había que utilizarlo. Escribimos los acordes del break y dije: “es el momento”; una vez oído el resultado, ¡no podemos estar más contentos con él!

Precisamente, tu anterior trabajo en este sello, que lleva el título de “Take Me Higher”, acaba de superar el medio millón de escuchas en un mes. ¿Qué ha supuesto este hito para ti? ¿Crees que te encuentras, en este momento, en el mejor momento de tu carrera?

¡Es una locura! Era una canción que sabíamos que era buena. Pero como todas las cosas de este año, sin festivales, no sabíamos si funcionaría. Sólo tengo palabras de agradecimiento para Coen, todo el equipo de Bass House Music. Son el tipo de cosas que te ayudan a crecer como persona. Ya no es tanto lo que te repercute como artista, sino ver el resultado de un buen trabajo en un periodo de tiempo lleno de dudas. Es muy difícil saber cuál es tu mejor momento. Tengo una forma de medirlo, que es mirando la foto global de hace un año. Si hoy estamos más cerca de conseguir mi objetivo que hace un año, vamos por el camino correcto.

Arcadia, Kryteria, Sosumi, Size, Confession, Revealed… Numerosos sellos a lo largo y ancho del planeta electrónico han editado tu música, pero… ¿cómo definirías exactamente tu estilo? ¿Qué preferencias tienes musicalmente hablando?

Sinceramente, no te lo sabría definir. Intento hacer un poco lo que necesito en mis sets para sustituir los temas de otros que pongo. Mientras estoy de gira, obtienes feedback del público en las sesiones, y eso te inspira a hacer música que genere un efecto para un momento concreto de tu set. Cada tema sacado en cada uno de esos sellos se hizo con un propósito, y les tengo mucho cariño a todos. Ahora estoy dando un giro hacia un sonido más club, hacia variantes del House, ya que es lo que realmente me gusta pinchar cuando hago sesiones más largas. ¿Preferencias? Escucho absolutamente de todo. Igual que creo que no se puede comer únicamente carne, o únicamente pasta. Cada estilo tiene su momento y su lugar. Soy esa persona que puede escuchar en el mismo día a Police, J Balvin, Eminem, Imagine Dragons, Tyga, Prodigy, Swedish House Mafia, Arcángel, y cerrar el día con Artbat o Tale Of Us. Me gusta la música en absolutamente todas sus variantes, sólo pido, eso sí, que me toque la patata. Considero muy importante estar al dia de todos los estilos posibles, porque cada uno te aporta algo que puedes incorporar a tus producciones.

Aparte de la música, otra de tus grandes pasiones es la moda. De hecho, desde el pasado año, uno de tus objetivos ha sido el de empezar a colaborar con marcas de ropa. ¿Qué ha supuesto para ti este hecho y en qué punto se encuentra este proceso?

Como he dicho antes, este año he querido expandir la marca Crusy mas allá de la música. El tener más tiempo libre y un futuro incierto ha sacado lo mejor de mí, y me ha obligado a pensar nuevas formas de moverme. No puedo estar quieto. Entrar en este mundo me ha abierto aún más la mente. Colaboras con gente que te aporta ideas, nuevas formas de pensar y trabajar, y te hacen crecer como persona y como artista/modelo. Actualmente, estoy trabajando esporádicamente con varias, pero con la que más asiduamente estoy colaborando es con la marca de ropa inglesa Ascot Garments. Es una marca que siempre me ha gustado, y estoy encantado de poder trabajar con ellos.

Sabemos que los coches son tu hobby favorito. Estuviste colaborando con Lotus, probando varios coches de su concesionario de Bilbao, y ahora has empezado otra importante colaboración con Maserati, grabando incluso un vídeo para el Maserati Ghibli Gransport. ¿De dónde viene esa pasión por los coches, y cómo se generaron y qué puedes avanzarnos en torno a estas colaboraciones?

Es un mundo que me apasiona. Desde que tenía 2-­3 años, prácticamente nada más empezar a hablar, le iba diciendo a mi padre las marcas de coches cuando los veía por la calle, era muy gracioso. Me viene desde siempre. Hasta 2019 había estado probando coches, pero nada oficial, simplemente íbamos a por un coche y lo subía a las redes contando mi experiencia. Cada vez que iba de viaje a alguna ciudad y podía, alquilaba algún deportivo para probarlos, y contaba qué tal había ido. Pero dado que todo el mundo conoce mi pasión, y en parte supongo que también gracias a los contactos que he hecho a lo largo del tiempo, conecté con un buen amigo mío del colegio, que llevaba el concesionario de Lotus en Bilbao, y me propuso colaborar con la marca probando el Lotus Évora (uno de los mejores coches que he probado), y comentándolo en mis redes. A raíz de eso y de coincidir con la persona encargada del marketing de Maserati en España, quedamos en hablar para hacer cosas con la marca, ya que justo estaba en un punto de renove, y encajé en el perfil que buscaban para aportar a la nueva imagen. Unas semanas después, se presentó esta oportunidad con el Maserati Ghibli GS, y sólo tengo buenas palabras. Todo el equipo de Maserati lo han hecho súper fácil, y estamos preparando un montón de acciones con ellos, junto a actuaciones como DJ que os iré contando en cuanto me las confirmen.

En tus redes sociales, en las que habitualmente te mantienes bastante activo, podemos leer “Music, tattoos, cars & food”. ¿Qué hay de ese entusiasmo por los tatuajes y por la comida?

Quiero que la gente que me sigue vea cómo soy, y enseñarles lo que me gusta para conectar más conmigo. Por eso, era necesario ese subtítulo. Llevo tatuándome desde los 18 años, y es un proceso largo, pero aún queda bastante; al principio pensaba que serían uno o dos, pero me temo que ya no hay vuelta atrás, jajaja. Es verdad que es algo raro porque duelen, pero me encanta ver el resultado una vez hecho, así que me temo que próximamente va a caer el otro brazo. Aquí se dijo primero. Respecto a la comida, adoro comer, y comer bien más. Siempre que puedo (y digo puedo porque también me cuido bastante), me como un buen chuletón, una buena tarta de queso, o lo que se tercie, es algo que disfruto mucho. Además, tener amigos que también aman comer es un plus para ir a probar restaurantes.

¿Cómo es un día normal en la vida de Crusy?

La verdad que llevo una vida bastante normal y organizada. Según me despierto, lo primero que hago es ir al gimnasio a entrenar. Es la forma perfecta de despejar la mente y ponerla a trabajar. Me gusta tener una vida bastante saludable, a pesar de lo que la gente pueda pensar de los DJs. Después viene la magia. Desayuno un pincho de tortilla con Diego, mi manager. Creo que no podría estar en esto sin él. Es una persona que se ha convertido en imprescindible en mi vida, además de por el ámbito laboral, por el personal. Nos escuchamos todo lo que nos pasa y salimos de muchas cosas aportando soluciones juntos. Nos tiramos media hora pensando ideas de cómo evolucionar la marca. Tras 4 o 5 barbaridades, alguna suele ser productiva. A mediodía, hago la comida y, según termino de comer, me voy al estudio. Dependiendo del día y la inspiración que tenga, puedo tirarme allí hasta entrada la madrugada. Los días que termino a una hora decente, pido algo para cenar mientras veo alguna serie o documental en Netflix.

Volviendo a la música, ¿cómo ves actualmente la escena electrónica española? ¿Percibes muchas diferencias en relación con épocas pasadas?

Me voy a mojar, que no todo va a ser perfecto. La veo muy bien por una parte y muy mal por otra. Bien, porque a la generación que viene la veo muy proactiva, con muchas ganas de trabajar y de aportar. Están más y mejor preparados que nunca. Gente como PMP, Garabatto, Prophecy… Cero envidias, trabajo y reciprocidad. Todos buscan ganar y el modo de hacerlo es en equipo, aportando a los demás y encontrando el modo de que te aporten a ti. Esa generación es la que va a sacar adelante la escena nacional. Pero de la antigua, quitando dos o tres ejemplos como Nano (para quien sólo tengo palabras de agradecimiento y él lo sabe) y alguno más, muchos se intentan aprovechar de los que suben. Exprimir lo que se pueda, y cuando no dé más, a por otro. Veo como que hay alianzas entre unos y otros para quitar a los otros de en medio, y luego se dan abrazos entre ellos. Todo se basa en “se vienen cositas”, y nunca viene nada. Venta de humo que ya huele, y adornar muchas cosas. Si queremos levantar la escena, hay que hacer cosas importantes, y no hacer parecer que cosas que no son relevantes, sean importantes. Me da bastante pereza, sinceramente. Intento estar a mi rollo y rodearme sólo de los que realmente van de cara y considero amigos, porque de no ser así, te vuelves loco. Como siempre, esto es mi humilde opinión, pero es lo que veo.

¿Qué proyectos a corto y medio plazo nos puedes avanzar?

¡Estoy MUY, MUY ilusionado! Tengo clara la nueva dirección que quiero tomar con Crusy, y estoy haciendo muchos otros estilos de música como productor. Me he dado cuenta de que lo que me hace feliz es estar en todos los proyectos posibles que me llenen, sean o no de mi género musical. Voy a colaborar como productor con artistas del género urbano, Hip-­Hop, Reggaeton… y estoy muy contento. Crusy se va a dirigir a un estilo más club, que es lo que más disfruto pinchando en mis sets, y se va a ir alejando un poco del sonido más Mainstream, aunque de vez en cuando habrá pinceladas de ello. Tengo varios singles terminados, entre los que hay un remix junto a Danny Ávila a “Love Tonight” de Shouse, que está ahora mismo en muchos sets de artistas como Morten, Tiësto, David Guetta… Aún no es oficial, pero está en proceso, ahora ya no depende de nosotros. Tema de oficinas y managers. ¡Además de ello, hay un montón de música en proceso que os iré contando a medida que se vaya materializando! J

Ya estamos terminando, pero no queremos hacerlo sin antes darte las gracias por tu tiempo y la enhorabuena por todas las cosas positivas que estás aportando a la escena electrónica en nuestro país. Por último, Mikel, ¿qué consejos les darías a todos esos fans que están leyendo esta entrevista en Vicious Magazine y que sueñan con llegar, algún día, al lugar en el que tú te encuentras en este momento?

Muchas gracias a vosotros por tenerme aquí. Les diría que trabajen muy duro, de manera constante y, sobre todo, disfruten del proceso. Las cosas requieren de un tiempo para hacerse, PERO que no se relajen. Esta frase me encanta: “Intenta coger un plan que necesites de 10 años y ponte a hacerlo en 6 meses. No lo vas a conseguir, pero cuando pasen los 6 meses, estarás muchísimo más cerca que si te hubieras resignado a hacerlo en 10 años”. El talento está genial, pero hay que ir al estudio todos los días a regarlo. Tener un sonido propio y todo eso llegará con el tiempo, lo importante es ir a hacer música, relacionarte con todo el mundo que puedas, seleccionar a las personas que quieres a tu lado y tirar con ellas a hacer y realizar un plan. ¡Gracias por vuestro tiempo y espero que os haya gustado! ¡Un abrazo!

Te puede interesar

Playlist Artista del Mes

Suscribete