Andorra Mountain Music y Armin van Buuren: unidos por el trance en una noche inolvidable

Andorra Mountain Music

Tras exactamente 482 días sin realizar actuaciones debido a la pandemia, Armin van Buuren inauguraba, el pasado sábado 26 de junio, el exitoso Andorra Mountain Music 2021, organizado por Andorra Turisme. 4.000 personas disfrutaron por todo lo alto de un atractivo festival en un entorno inigualable… con aguacero y sold out incluidos.

Andorra Mountain Music

Hoy no es un día cualquiera. Es un día muy especial, de aquellos en los que rememorar nos produce, inevitablemente, una sonrisa en el rostro. Dicen que recordar es volver a vivir, y mientras plasmamos estas líneas para Vicious Magazine, precisamente eso es lo que hacemos, volver a revivir una noche que, para los amantes del trance en general, y de Armin van Buuren en particular, a buen seguro quedará para siempre en su memoria y en sus corazones.

Una experiencia fascinante y de enorme magnitud, una seductora noche en uno de los mejores enclaves del mundo, y con varios de los deejays más importantes que han formado, y siguen formando parte, del universo musical de muchos de nosotros. Y todo ello, 482 días después del último festival de música electrónica celebrado en Europa, días de dura pandemia que, afortunadamente, parecen empezar a quedar atrás.

Dicen que todo lo negativo siempre esconde algo positivo. Y lo verdaderamente positivo, tras la época que nos ha tocado vivir, fue ver cada una de las sonrisas, cada uno de los bailes, cada uno de los sets, cada uno de los tracks, cada uno de los beats, cada una de las melodías, cada uno de los artistas, cada una de las lágrimas derramadas por la emoción… todo reflejado en un público exquisito, deseoso de fiesta, de baile, de música y de emociones que hacía mucho tiempo que no experimentaba.

Andorra Mountain Music

Andorra Mountain Music, un festival idílico a 1.800 metros de altitud

La plataforma de Soldeu, a los pies de la mítica pista de esquí L’Avet de Grandvalira, se convirtió en el espacio perfecto donde fusionar música y naturaleza. El recinto contó con un escenario cubierto que incorporaba una gran pantalla LED, donde el equipo de producción nos iba mostrando imágenes de los asistentes y de los sets, un excelente sonido, un amplio espacio al aire libre donde bailar y disfrutar al ritmo que marcaban los deejays, una zona de restauración y facilidad de aparcamiento junto al festival (con parking gratuito hasta la 01.00).

En una superficie de 10.000 metros cuadrados y con un aforo para 40.000 personas, solamente se ocupó el 10% de su capacidad total para mantener el distanciamiento social. Además, se establecieron espacios definidos en zonas parceladas para distribuir a los asistentes y respetar la distancia de seguridad en la medida de lo posible. En total, 4.000 amantes del trance y un sold out en toda regla.

Asimismo, se implementaron protocolos higiénico-sanitarios para proteger la salud de todos los asistentes y organizadores: mascarilla obligatoria dentro del recinto (proporcionada por la propia organización); recinto separado por ocho boxes, con capacidad para 500 personas cada uno, para asegurar la distancia; varios carriles para evitar aglomeraciones; zona delimitada para consumir bebidas o comida; prohibición de fumar dentro del perímetro del festival… Con todos estos ingredientes, ya estábamos preparados, desde primera hora, para disfrutar de un evento muy especial en cuanto a música, ubicación y público.

Andorra Mountain Music

Un viaje desde el house hasta lo más profundo del trance

Fueron algo más de cuatro horas en las que volvimos a retomar nuestro contacto con los festivales. Si algo nos hizo sentir realmente privilegiados, fue el hecho de estar allí, en un paisaje digno de admiración, junto a la música que más nos gusta. Una sensación realmente hermosa que pudimos compartir, además, con la TranceFamily, una de las mejores experiencias que se pueden disfrutar en el ámbito de la música electrónica. En esta ocasión, hubo asistentes procedentes de muchos rincones de España y también de Francia. Y hubo, además, muchos jóvenes y niños acompañados por sus padres, lo que dotó al festival de una mayor diversidad si cabe.

Fue la energía de esa unión, en completa armonía, la que realmente marcó la diferencia. Todos juntos como uno solo, compartiendo la misma pasión por la música, bailando y disfrutando de ese momento, de ese lugar, compartiendo una parte de cada cual con todos los demás. Personas que, muchas de ellas, no se conocían de nada, pero que en ese instante parecía como si se conocieran de toda la vida. Y todo ello, a través de la magia de la música.

Warm up

El warm up estuvo a cargo de Edu_art, Gonçalo, Brian Cross y Alex Now, aunque debido a un retraso en la apertura de puertas, la presencia de Brian fue prácticamente testimonial (pinchó, eso sí, un mash up del Insomnia de Faithless). Contrariamente a lo que pensábamos, los ritmos house fueron los protagonistas de estas primeras horas. Nos llenamos de emoción al escuchar esos primeros acordes que nos indicaban el punto de partida de un evento que tenía al trance y a Armin van Buuren como máximos exponentes.

El magnífico sonido del escenario y el ambiente nos dejaban claro que no nos iba a faltar de nada. El comienzo suave, elegante y armónico, fue dando paso a mayores BPMs, que se fusionaron a la perfección con grandes clásicos del house: sonaron tracks como Music Is The Answer de Celeda; Everybody´s Free, de Rozalla; Keep Control, de Sono; Drop The Pressure, de Mylo; Projection, de Dosem; Domino, de Oxia; o Enjoy The Silence, de Depeche Mode (10 Element Deep Remix). La remezcla de Dj Tiësto del Sweet Surrender, de Sarah McLachlan, nos indicaba que el gran protagonista de la noche estaba cerca.

Andorra Mountain Music

Armin van Buuren y la tromba de agua

Y así fue. A las 21.00 horas, al ritmo del maravilloso Serious, de Element 108, el legendario artista neerlandés aparecía en escena ante el júbilo de sus seguidores, pronunciando las palabras mágicas que hicieron que el Andorra Mountain Music se viniera definitivamente arriba: What´s up, Andorra!!! Who´s ready to dance again??? I´m so happy to see you, Andorra!!!

Unas palabras que, junto con su música, trasladaron las emociones hacia sentimientos puros y que nos resultaban completamente familiares. Y a pesar de que le costó arrancar su viaje musical, el ambiente nunca dejó de estar lleno de diversión, emoción, afecto y concordia.

Poco a poco, el cinco veces elegido como mejor deejay del mundo, se fue asentando y haciéndose con el control total de su set. Y, caprichos del destino, mientras sonaba su tema Sunny Days (Tech Mix), unos nubarrones negros se fueron apoderando paulatinamente del lugar, hasta descargar, en unos pocos minutos, una impresionante tromba de agua como hacía mucho tiempo no veíamos.

Sin embargo, lejos de desalojar la pista, el público aguantó estoicamente las inclemencias meteorológicas, y, más que nunca, comenzó a cantar y bailar el clásico de Ian van Dahl, Castles In The Sky, que llegó como caído del cielo (nunca mejor dicho) en forma de la nueva versión que realizó i_o, productor tristemente fallecido hace unos meses. Seguro que, desde allí arriba, se sintió muy orgulloso de todos nosotros.

Andorra Mountain Music

Un completo set donde Armin viajó por varios subgéneros del trance

Desde ese momento hasta el final, las producciones propias de Armin y los clásicos lo impregnaron absolutamente todo: su Communication; In And Out Of Love; el Tell Me Why, con Sarah Reeves; el Mr. Navigator, co-producido con Tempo Giusto; o el Great Spirit, junto a Vini Vici, además de varias ID´s, se mezclaron con tracks como el We Come 1, de Faithless, para crear una atmósfera absolutamente mágica. A destacar, también, el emocionante Ave Maria, de Markus Schulz & HALIENE, así como el mash up de su Need You Now con el Best Of Me de ARTBAT, con una preciosa melodía que, varios días después, aún sigue rondando nuestra cabeza.

El final de sus dos horas de set nos hizo viajar hasta el hardstyle, con su Blah Blah Blah remezclado por Brennan Heart & Toneshifterz. La hora llegó y la TranceFamily se sintió feliz y satisfecha, con la impresión de haber asistido a una gran experiencia musical en el mejor escenario posible. Una noche, sin duda, para enmarcar, donde no nos hizo falta nada más que dejarnos llevar por la pasión. Fue la magia del trance, la energía de Armin van Buuren y el poder de Andorra Mountain Music. Como siempre, nuestra puerta hacia la más absoluta felicidad.

Andorra Mountain Music no se detiene

El cartel del festival lo completarán, todos los sábados del mes de julio, artistas como Mónica Naranjo, Bob Sinclar -que actuará el mismo día en que el Tour de Francia pasa por Andorra-, Don Diablo, Texas y David Guetta. Puedes hacerte con tus entradas aquí. Y si necesitas alojamiento, éste es tu lugar.

Andorra Mountain Music

Te puede interesar

Playlist Artista del Mes

Suscribete