Dance Electronic Music

Que la música electrónica llegó hace tiempo para quedarse es una realidad innegable. Convivimos con este estilo musical todo el tiempo, casi a todas horas, muchas veces sin percatarlo. Pero al adentrarte en ella rápidamente te encuentras con un problema fundamental: pese a que se consume, muchas veces no se entiende bien. Ni su historia ni sus peculiaridades que son muchas son conocidas por el grueso de la población debido principalmente a su juventud y a la dificultad de encontrar información “más académica” sobre ella. Los que comienzan a coquetear con este estilo se encuentran enseguida ante la dificultad de conseguir datos básicos, sobre todo en español. Es en este punto donde radica la importancia del libro ante el que nos encontramos: Dance Electronic Music.

Dance Electronic music 300

Necesitamos libros sobre música electrónica como este. Que nos guíen, que nos documenten sobre su base de forma lineal, no sólo sobre las novedades. Dance Electronic Music cumple todas estas máximas. Nos encontramos ante una mini enciclopedia que analiza algunos de los aspectos más interesantes de la música electrónica en su vertiente de baile también conocida como música dance, aunque se trata de un término cada vez más en desuso.

Para empezar, su historia. El primer capítulo del libro y en nuestra opinión, el más importante y de mayor calidad traza un magistral resumen de los orígenes de la música electrónica de pista, y además desde perspectivas bastantes distintas. En pocas páginas logra describir muy, pero que muy bien, los principales núcleos y relaciones que se establecieron entre las escenas de los distintos países para llegar a conformar lo que es la industria musical electrónica actual. Dub, música disco, Kraftwerk, Italo Disco, synthpop, house, Detroit, raves y acid house, Ibiza, hardcore europeo, IDM, breakbeat y drum and bass, trance, French Touch, la controvertida escena de Estados Unidos, el minimal y la situación actual.

Kraftwerk-Computer-World-Kling-Klang-2009-Remastered-Back-Cover-24845

Pero posteriormente pasa a analizar otras realidades electrónicas menos conocidas, como son la escena africana, la árabe, la asiática, la india y la latinoamericana. Los ya iniciados en el tema encontrarán estos acercamientos de gran interés pues en general poco o nada se sabe de estas escenas florecientes. Y otro punto importante es la importancia que concede a España en el mapa electrónico mundial, sobre todo en los inicios de la escena clubbing.

Omar Souleyman.Omar Souleyman.
Tuvimos una escena fundamental en los años noventa y sonidos propios con la makina y el bacalao, géneros normalmente desprestigiados dentro de nuestras fronteras. Yo misma no soy santo de su devoción, pero no reconocer su importancia y trascendencia, tanto musical como en el establecimiento de la cultura clubbing nacional es absurdo. Ya sólo por esta introducción y estos detalles nos encontramos ante un libro que merece la pena. Pero Dance Electronic Music nos ofrece bastante más.

Jóvenes que realizaban la Ruta del bacalao.Jóvenes que realizaban la Ruta del bacalao.
El segundo apartado el más extenso, que ocupa casi todo el libro nos presenta descripciones de media página de más de 160 artistas organizados en orden alfabético. Se trata de descripciones muy útiles, en las que no se va por las ramas y que resultan muy fáciles de leer. Es el apartado más “enciclopédico” del libro y quizás pueda resultar difícil leer del tirón. Pero seguramente su autor, Manu González destacado periodista cultural no tenía esa intención al ofrecernoslo en modo abecé, sino más bien se trata de una guía para cuando te encuentres ante un nombre desconocido. Quizás, pese a su gran extensión, falten algunos nombres considerados clave. Pero para una búsqueda exhaustiva de artistas más actuales tenemos varias herramientas online.

La tercera parte se centra en el aspecto cultural de la música electrónica, para lo que Manu González su autor, un destacado periodista cultura– decide analizar los clubs más destacados de ayer y hoy y los sellos. Las descripciones de los principales clubs son muy buenas y se trata de una buena selección, aunque resulta curioso que no incluya clubs como Space Ibiza y que la descripción de Amnesia se centre sólo en sus orígenes. Este penúltimo apartado y el último, el dedicado a los 50 álbumes principales de música electrónica, flojean con respecto al resto del libro.

Paradise Garage (1981).Paradise Garage (1981).
Si tenemos en cuenta que en teoría hablamos de música electrónica de baile nos falta algo fundamental: quizás un poco más de noche, un poco más club. Festivales. Baile. Se le concede bastante importancia a la electrónica más pop, más indie, y escasea en lo que pasa en la pista de baile, sobre todo en la actualidad. Falta más techno, más house, muchísimo minimal. Soy consciente de la dificultad de explicar todo lo que Manu González desembrolla, con un número de páginas medio y todo lo que él desarrolla lo realiza con brillantez. Los contenidos que ofrece son intachables, de primera calidad. Simplemente nos hemos quedado con ganas de más. Ojalá se animen a publicar una segunda parte.

No es Loops. Pero sigue su estela con gran acierto.

 RELACIONADO >> El día que Laurent Garnier escribió la Biblia

RELACIONADO >> Mamá, quiero ser DJ

Te puede interesar

ESPECIAL