Volver a bailar en los clubs, ¿más cerca?

Si el resultado del experimento del Palau San Jordi -con 5.000 personas pre-testadas, sin distancia social, disfrutando del directo de Love of Lesbian- sale bien, ¿podrían los clubs y festivales de música electrónica abrir con las mismas medidas?

Volver a bailar en los clubs, ¿más cerca? Sin duda se trata del primer ensayo para lo que podrán ser los festivales de verano y de otros grandes eventos culturales en este 2021. Y es que si el experimento del Palau San Jordi -con 5.000 personas, pres-test covid-19, con mascarilla, pero sin distancia social, disfrutando del directo de Love of Lesbian– sale bien, los clubs y festivales de música electrónica podrían plantear a las diferentes autoridades sanitarias de nuestro país abrir con las mismas medidas.

Y lo harían con datos clínicos en mano que corroborarían que volver a bailar en los espacios especialmente diseñados para ello, y cumpliendo con las condiciones que se han activado en el concierto referido, no supondrían contagios para los clubbers.

Todo el sector de la música mira con ilusión a este pasado sábado. Y el del clubbing no es ajeno a ello. Este regreso al futuro, en formato de experiencia clínica dirigida a demostrar que los conciertos son posibles pese a la crisis sanitaria, puede suponer un antes y después en la pandemia en lo que afecta a los eventos culturales.

Love of Lesbian tocando en Palau San Jordi ante 5.000 personas

Luz al final de un largo y ruinoso túnel

El concierto de Love of Lesbian, que reunió este pasado sábado a 5.000 personas sin distancia social en el Palau Sant Jordi, es una experiencia artística y clínica que intenta mostrar la seguridad de las grandes reuniones en la era de la covid-19 realizando previamente tests de antígenos a todos los asistentes. Tras más de un año de confinamientos, toques de queda y distancia social, este experimento supone una luz al final de un largo túnel para el desaparecido mundo de los grandes conciertos.

Destacar que las medidas de seguridad -además del referido test previo con el que se detectaron solo 6 positivos a los que no se permitió entrar al concierto- se limitaban a una mascarilla FFP2 obligatoria y la división de los 5.000 espectadores en tres bloques. El evento tenía un presupuesto cercano a los 200.000 euros, de los que entre 80.000 y 90.000 se recuperaron con la venta de las entradas.

Volver a bailar en los clubs, ¿más cerca?

Contengamos la respiración. En apenas unos días sabremos si las 5.000 personas que asistieron al experimento presentan síntomas de covid-19 o todo habrá sido un éxito. En este caso se abriría un horizonte a la esperanza para todo el sector musical. Y, en especial al que más nos preocupa, al de la electrónica. ¿Aún os acordáis de cómo se baila?

Te puede interesar

Entrevistas

En casa con Oxia

Oxia, el artista francés, icono de la electrónica gala que mantiene una carrera

ESPECIAL